Si frecuentemente tienes problemas para organizarte y te encuentras al final del día con muchos pendientes que pensaste podrías terminar, esta es la técnica perfecta para ti. ¿Has escuchado de Pomodoro? No, no es una receta italiana, aunque suene así. Se trata de una herramienta muy fácil de utilizar para gestionar mejor tu tiempo.

Esta técnica fue creada por el desarrollador informático Francesco Cirillo a finales de los 80. Desde ahí ha obtenido mucha popularidad ya que es muy funcional para todos, sin importar la tarea que se quiera terminar. Puedes ser estudiante, freelance o hacer home-office, esto es lo que tienes que saber al respecto.

¿Qué necesito para ponerla en práctica?

 No tienes que leerte todo un libro o paper académico para aprender a aplicarla. Lo único que necesitas es un reloj o celular donde puedas calcular el tiempo. La técnica requiere de cinco etapas: planeamiento, anotación, registro, proceso y visualización.

  1. Necesitas planear las actividades que requieres terminar, pueden ser varias o una sola. Puede ser terminar un ensayo, completar un reporte o continuar con la lectura de un libro.
  2. Organízate con todos los materiales que necesitas para la tarea y pon el temporizador en 25 minutos. Esos 25 minutos son de concentración solo en lo que tienes que hacer, posteriormente tendrás 5 minutos de ocio y luego continuarás con otros 25. Tú te pones las rondas que creas necesarias.
  3. Para lograr concentrarte requerirás haber eliminado todas las distracciones a tu alrededor.
  4. Ahora es el momento de los 5 minutos de ocio. Ese descanso puede ser utilizado para ir al baño, hacerte un café o revisar las notificaciones en tu celular. Pero, ¡no caigas en la tentación de extenderlos!
  5. No decaigas en cada ronda de trabajo. Lo recomendable es que el tercer descanso sea más largo, puede ser de 20 o 30 minutos. También puedes aprovechar y premiarte con algo de comer.