El COVID-19 se ha esparcido ya en más de 100 países y las autoridades a nivel mundial están tomando medidas de restricción severas para cuidar la salud de sus ciudadanos. Las 5 estrategias más eficaces según los expertos, son:

  • Promover medidas de higiene.
  • Hacer las pruebas a la mayor cantidad de gente posible.
  • Aislar a los contagiados.
  • Insistir en que la población en general debe tomar un distanciamiento social.
  • Prepararse para reaccionar rápido.

Entre las medidas de higiene enfatizadas están:

  • Lavarse las manos al menos 20 segundos y varias veces al día.
  • Limpiar todas las superficies con alcohol.
  • Evitar tocarse los ojos, nariz y boca.
  • Mantener una distancia de al menos 2 metros con otras personas.
  • Comunicarse de inmediato a una casa de salud si presenta síntomas como: fiebre, tos seca, dificultad para respirar.

Pero, además de las medidas de higiene, el distanciamiento social ha significado un cambio radical para el acostumbrado movimiento de la ciudad. Muchos países han optado rápidamente por restringir la movilización para evitar las aglomeraciones y el posterior contagio.

Es así que, actualmente muchos están realizando trabajo desde la casa. Pero, ¿qué pasa con los trámites del día a día?

Gracias al internet y a las nuevas tecnologías, muchas entidades bancarias ya hace varios años han empezado a implementar canales digitales por los cuales se pueden realizar desde pagos de servicios básicos, pagos a establecimientos, hasta transferencias internacionales.  

Hoy más que nunca, el internet nos está sirviendo como una herramienta de ayuda frente a las restricciones de movilidad existentes.