Quién diría que estas letras, símbolos y números son los encargados de hacernos sentir placer y relajación: C6H3(OH)2-CH2-CH2-NH2. Se trata de la fórmula química de la dopamina, una de las hormonas más importantes en nuestro cuerpo. Pero, aunque evidentemente podemos convertirnos en adictos a ella, al mantener estilos de vida que viven emociones al máximo y que no nos permiten concentrarnos, nuevos estudios recomiendan una tradición ancestral para mantenerla a raya.

¿Se te ocurre cuál podría ser? Se trata del ayuno. Celebridades como Kourtney Kardashian o Chris Pratt han hablado de los beneficios del popular ayuno intermitente. Cameron Sepah, psicólogo de San Francisco, denomina la práctica ancestral como “ayuno de dopamina” y la postula como la posible “cura” para la adicción a la tecnología.

¿El resultado? Más concentración igual más productividad. Si bien hemos creído que el ayuno es solo una práctica religiosa, los estudiosos proponen librarse de los prejuicios y empezar a llevarla a la práctica. Por supuesto, como en todo, no es necesario llevarlo al extremo. Neurocientíficos argumentan sobre la dopamina como un compuesto esencial para el funcionamiento correcto del cerebro. Sin embargo, los resultados que brinda el ayuno intermitente son innegables a la hora de buscar más concentración y productividad. ¿Te animas a probarlo?

Fuente:
https://vocal.media/feast/luxury-meals-that-were-once-poor-man-s-food